EL ENIGMA DE PEREC

perec-puzzle-piece

Postulo que George Perec prologa en su novela “La vida instrucciones de uso” (1978) un rompecabezas universal: un creador profeta de todos los movimientos, y un jugador que se debate en sus posibilidades. El problema es eterno, y por tanto filosófico; pero también es nuevo si se plantea al creador y al jugador como dos intuiciones –a diferentes niveles- que sólo obran ante una estética estimulante. El creador sólo como un conocedor pretérito y la estética como la figuración del rompecabezas. Ambos intuyen una lógica –tal vez emocional- que justifique su movimiento. El cuidado del creador se evidencia en la predilección, el análisis y el contrasentido final que atenta al movimiento. La seducción del enigma es el insospechado fracaso de cada hombre.

Aquella pieza, levemente simétrica, que se revela conforme en aquella explanada, termina en una perfección de afinidad opuesta, como rebelándose sobre lo frívolo.  

El enigma le inteligencia un obstáculo a la voluntad. La belleza de esta pericia es el tiempo y su riqueza combinatoria, sólo la imaginación de elevados hombres y de varias épocas podrá definir al enigma, acaso el mismo creador.

Un creador enciclopédico de la predilección humana, y el influjo de su creación es lo que prologaba Perec. Un rompecabezas no figurado, infinitamente asimétrico, circular en espíritu, es lo que prologo yo a mis líneas de vida, como una geometría antes de ser descubierta.

A Borges le perturbó el laberinto, a mí me sobrecogen las contradicciones circulares que sólo la poesía eleva como verdad.