La Reconstrucción Final del Mundo

Justo antes de morir, que es cuando se comprende todo, es cuando se regresa al principio.

Mes: abril, 2012

Matemáticas

“Para mí la democracia es un abuso de la estadística. Y además no creo que tenga ningún valor. ¿Usted cree que para resolver un problema matemático o estético hay que consultar a la mayoría de la gente? Yo diría que no; entonces ¿por qué suponer que la mayoría de la gente entiende de política? La verdad es que no entienden, y se dejan embaucar por una secta de sinvergüenzas, que por lo general son los políticos nacionales. Estos señores que van desparramando su retrato, haciendo promesas, a veces amenazas, sobornando, en suma. Para mí ser político es uno de los oficios más tristes del ser humano. Esto no lo digo contra ningún político en particular. Digo en general, que una persona que trate de hacerse popular a todos parece singularmente no tener vergüenza. El político en sí no me inspira ningún respeto. Como político.”

Jorge Luis Borges

Un manifiesto, por Luis Daniel

Primero odié a Fidel. Pensaba lo mismo que todo el mundo. Después, no recuerdo como empecé a leerlo, pero era difícil no inspirarme, no simpatizar, no vibrar con sus líneas.

Ahora lo que hay es indiferencia y lógicamente, madurez política. Pero aún no me atrevo a criticarlo. No alcanzo. Por un asunto de perspectivas él se convirtió en un absoluto, en una era, para bien o para mal. Existen gobiernos eras. Nunca se convenció, o mejor dicho nunca lo convencieron. Primero la inocencia, luego la utopía y después la crítica y la abdicación. Fidel se quedó en la segunda. Los tres estagios¹ de cualquier formación política : la inercia, luego los sueños de trova, de ideales, de luchas por un mundo mejor para finalmente madurar, y envolverse entre los designios de la razón, aceptarse, hacer concesiones, y dejar las emociones y los absolutos para envejecer ideológicamente.

¿Y después qué?. ¿Criticar todo lo que no pudieron hacer mejor ?. ¿Acaudillarse y proclamar las mejores soluciones sólo porque son tus soluciones?.

Cada vez mas independientes, individuales y enchidos² de ego.

Quizás a las mujeres les vaya mejor. Ellas y sus absolutos: intenta convencerla de que no has mirado a aquella mujer.

O tal vez sea todo lo contrario. Tal vez sea sólo matemática : sumas, restas y resultados. Pareciera que atrás del telón sólo hay cabezas con números. Por eso, últimamente da igual el bando que seas, da igual las ideologías y las filosofías porque allá arriba hay un bando de matemáticos que sólo quieren que los números funcionen, que sus números funcionen. Los gobiernos, por más democráticos o autoritarios que sean, seguirán ocultas recetas numéricas y pobre del país que se crea lo de soberano. Peor si tiene petróleo. La gran receta se impone a todos y cuidado, ésta tiene ocultas sucursales para fabricar a sus enemigos. Las aporías de todo lo justificable : el terrorismo, los nacionalismos, las dictaduras y el narcotráfico. Toda soberanía puede hacérsela encajar.

Parece que así ha sido siempre.

Ya entendí las matemáticas. Gracias Fidel.

(1) Estagio .- (portugués). Período de aprendizaje.
(2) Enchido .- (portugués y español antiguo). Lleno.

Papi … hoy no te enamores

Un personaje de Luis_Daniel que vive en Ignacio_Elizalde

Confieso que con un día de cárcel ya andaba en cueros, fumando y mirando como la lluvia se llevaba mi vida. Me sentía tranquilo, suelto. ¿Será esa monotonía que me da confianza?. Me sentía callejero y vagabundo sin serlo. Disfrutaba -por decirlo así- de la cárcel, aquellas canteras del blues. Un privilegio si lo veo ahora.

-Hola papi … que linda rubia eh … -me dijo un tipo entrando a la celda.
-Papi … hoy no te enamores -reaccióne casi de reflejo.

No sé cómo pude decir eso. Rió y hasta creo que nos hicimos amigos. Quizás fue la mirada, antes de verlo tenía la mirada perdida en la lluvia, la calle y en mi vida de músico errante. Fué mi mirada y el cigarrillo. Hambre, sed, modorra, precariedad, todo eso se disipaba con cigarrillos. Los cigarrillos siempre acompañaron a los hombres en los pequeños infiernos terrenales y no me podía quedar sin ellos. Me sentía de alguna forma bien y no sé si era por la seguridad de que saldría pronto o porque inconscientemente -como músico- buscaba esto : enredarme un poco con el musgo de la ciudad. Aún no lo sé.

Despues de casi un año de salir de Buenos Aires tampoco sé muchas cosas, tampoco creo que se necesite saber muchas cosas. De hecho mi condición de errante me dice que los que mejor viven son los solipsistas, los hombres de campo y algun que otro soñador.

-Vivir de la musica eh … ? -respondía a esa entrevista interna producto de mi alma somnolienta y los cigarrillos.
– y ahora en la cárcel … irónico. No podés robarle a la vida. -me dije en voz alta aspirando profundamente un cigarrillo, sonriendo de lado y mirando a algun que otro punto fijo en lo poco que se deja de ver de calle y lluvia.

Un road muscician mal alimentado y con cigarrillos. En eso me convertí. Y eso quise ser inconscientemente, pues bebi toda esa filosofia del blues. Y hasta me siento satisfecho de pasar unos días en la carcel.

-“hoy no es un buen dia para enamorarte baby … ” -tarareaba ya en algunos acordes.

Muchos años me falte el respeto haciendo estupideces y soñando. Cambié las estupideces que uno siempre hace por las que siempre quise hacer : Vivir de la musica : simple, el hombre nace para hacer algo y debe vivir de eso. Ya antes de salir de territorio argentino me habia quedado sin dinero, era el trecho mismo que me obligaba a tocar canciones.

¿Llegar a centroamérica con solo blues ?. Un músico es lo que oye y he oido demasiado, mas que cualquiera, pero aún así America cobra caro, muchos regresan o se asientan, la itinerancia cansa al espíritu. Quizás ahi tenga una pequeña ventaja : soy un músico sin experiencia, no tengo nada que perder y el blues se inmortalizó desde las cárceles. El blues es de los pobres diablos.

Maldita esta cárcel infinita de la que no puedo salir -agradeciendo a Pessoa por la frase. Toco blues y eso hace que mi alma somnolienta se asome por mis ojos entreabiertos sin ningun tipo de filtro ni negociación. Quise vivir mi propio road movie sin un puto dolar.

-“Jamás te enamores de un músico baby … jamás …”

Salí dos dias después, peor alimentado y con algunos tajos mas en mi alma. Sin un puto dolar caminé al hostel. Cansado de nada, sucio, con hambre, ilegal y sin dinero. Asi me sentia, era todo tan blues. Pero algo me faltaba : un cigarrillo para guiñarle a la desgracia. Llegué al hostel y no se porque no me soprendí de que nadie supiera nada de mi mochila. Nadie sabe nada, nadie vio nada y encima debo dos días. Argumenté que fuí aprehendido por la policía por beber en ley seca y luego por comprobar que estoy de ilegal. Aparte de no tener dinero y de encima ser robado tenía todas las intenciones de largarme.

Pude conseguirme un cigarrillo. La primera piteada, el primer suspiro que matiza mi desgracia me hace contemplar el mundo de forma diferente, por mis ojos entreabiertos mi alma se muestra indómita, veo con instinto salvaje no mi vida sino lo que queda de ella. Mis ojos salvajes atraviesan toda sensibilidad como una daga. Son instantes en que no hay conveniencias ni concesiones. Miro la realidad envolviéndome en ella.

-tu mejor golpe?. -le dije a la vida fumando profundamente.

No sé si es por pobreza de espíritu o de entendimiento que se es incapaz de empatizarse hacia la desgracia ajena, maldad no es. Expliqué que no tenia dinero, que no lo tendría y que mi único inventario era mi guitarra, la ropa que llevo y mis documentos. Creo que mi indigencia habló y me dejaron ir, no tanto por consideración sino por comodidad.

No sería la primera ni la última. Tocar blues, pedir dinero y con suerte pasarla bien. Podré no tener ni una moneda pero el blues me sale del alma. Estoy viviendo estas maldtias canciones, y esto es lo que siempre quise.

Desarrollo Trascendental

Un tertulia_intrascendetal, por Luis Daniel

Conversábamos de los temas de siempre, en esas idas y venidas a lo relevante de las cosas, a la búsqueda de los principios y las razones puras. Había estado pensando en el modelo a escala humana de Max Neef (Manfred Max Neef, 1994), pero le faltaba algo. Lo pensaba mientras conversábamos de cualquier otra cosa. Nos impulsaba construir –primero en nosotros- una nueva filosofía de vida, salir de este paradigma esclavizante del consumo y sobretodo, del desperdicio.

-La única revolución es la de los alimentos, saldremos a la calle cuando no tengamos que comer- decía André.
-Tienes al 15M, los occupies y no han sido precisamente los más pobres, salieron porque están sabiendo lo que ya sabíamos, como se toman las decisiones importantes, esas que afectan a millones. Pero sobre todo, por qué se les acabó el bienestar.
-Lo sé, pero mientras tengas comida en casa, volverán.

Tenía razón, se esta gestando un movimiento contra el atropello monetario que aún no se traducía en alternativas, y que precisamente por eso, nos ocupaba tener algunas ideas concretas.

-Siempre digo –decía yo- que tenemos que expresarnos de forma inteligente. Hacernos entender, he ahí el verdadero desafío.

Un modelo de desarrollo basado en el ser humano y permacultura. Ese era el reto dialéctico. Esas esferas en donde no intervenían ficciones sociales como el dinero, trabajo, política o economía. Queríamos explicarnos como un pedazo de tierra y el ser humano se conjugan en un ser pleno, libre y trascendental. Estábamos en el mundo de las ideas y divagábamos placenteramente en esas posibilidades. El tiempo volaba pero no importaba, quería entender su temática : estructurarse humanamente a partir de los procesos vegetales tenía sentido.

El modelo de desarrollo a escala humana está basado en 9 necesidades humanas independientes de la región o cultura. La satisfacción de tales necesidades forman a un ser humano pleno, consciente, autónomo, crítico, y dueño de todas sus facultades, protagonista de su historia y principalmente, libre.

Max Neef desarrolla toda un deontología a partir de acciones e instituciones sociales, políticas y económicas para la satisfacción de su modelo a escala humana. Profundiza también, en las diversas patologías colectivas que se producen cuando se experimentan las carencias. No vislumbra la cura –que yo sepa- pero esclarece el diagnóstico. La cura –afirma, sin embargo- pasa obligatoriamente por ser transdisciplinar.

Si algún político tuviera, siquiera, idea de esto que nos ocupaba, otro mundo sería posible.

Siguiendo con el modelo a escala humana, las necesidades primarias o, vitales son :
Sustento .- comida, vivienda y salud.
Protección .- seguridad del espacio vital
Afecto .- afecto familiar, amigos, enamoramiento.

Las necesidades secundarias o, culturales son :
Ocio .- Tiempo libre para el cultivo de cualquier actividad placentera.
Creación .- Viene como una consecuencia del tiempo de ocio.
Entendimiento .- Comprensión de la realidad, las circunstancias sociales y comunitarias. La correcta satisfacción de esta necesidad permite que el individuo pueda interpretar autónomamente cualquier hecho trascendente.
Participación .- Participar en los asuntos comunitarios, colaborar.

Las necesidades superiores :
Identidad .- Saber quienes somos culturalmente, cultivar las tradiciones y la riqueza cultural que nos hace particulares ante otros pueblos.
Libertad .- Esta viene como una consecuencia de las otras, aquí el ser humano logra su máxima plenitud, se deshace de toda coerción y se convierte en el dueño de su destino.

Generalmente, se mal entiende a la libertad, y se la mal interpreta como una necesidad básica, cuando en realidad, es una consecuencia de la satisfacción de otras necesidades.

Finalmente, hay una necesidad que esta manifestando cada vez más, –sostiene Max Neef- la transcendencia, tiene que ver con la relación uno-universo, la integración, la conexión, la necesidad de comprender nuestra naturaleza y nuestra integración cósmica. No debe entenderse sin embargo, como una necesidad culto o la necesidad de creer en algo. No. Ciertamente las religiones más populares obedecen a estructuras mitológicas, dogmas y doctrinas que nada tienen que ver con la trascendencia, el entendimiento superior, por explicarlo de alguna forma.

Lo siguiente era empezar a discutir cada necesidad desde su punto de vista y fue ahí que quebramos el paradigma : la primera necesidad que es automáticamente satisfecha por la permacultura es la trascendencia, la última para mi.

-¿Cómo así?-, replicaba yo.
–La mayoría de nuestros alimentos vegetales llegan totalmente muertos, estos han perdido todo su flujo vital, flujo que permite a cualquier ser conectarse con … el todo, por decirlo. Ingerimos los alimentos demasiado tarde.
-La trascendencia era prácticamente una necesidad nueva -infería yo- vendría a ser el sentido supremo de la existencia, llegaría como una corona sobre las otras necesidades humanas, pero no, al parecer nuestra civilización, expuesta a la modernización, había perdido toda conexión con los reinos de la naturaleza.

Teníamos un grave problema, nuestros alimentos están muertos, una especie de necrofagia, sin mencionar los agro tóxicos y demás química “conservante”. Terrible.

-Yo mismo siento esa conexión, planto mis alimentos y la experiencia de comerlos al poco tiempo de haberlos extraído es totalmente diferente- decía André.
-Tiene sentido- le contesté– los mismos nutricionistas recomiendan ingerirlos rápidamente en algunas ocasiones, consideran que los nutrientes se pierden rápidamente.

Yo interpretaba a la sabiduría como cierta iluminación en el entendimiento y la esencia de cualquier fenómeno, una comprensión de grado superior que dilucida de forma instintiva cualquier situación filosófica. Atribuía a la sabiduría la conjunción de la comprensión y la transcendencia, siendo esta última, una necesidad aún difusa, poco perceptible, que aún se esbozaba en las disciplinas convencionales. La ecuación estaba equivocada, tal vez las relaciones entre las necesidades no eran lineales, tal vez nada en el hombre es lineal. Quizá circular.

André es uno de los pocos tipos con los que se puede conversar.

-¿Qué me dices de la libertad?- le pregunté.
-Fácil, sólo es libre el ser humano que ha madurado, el que ha satisfecho las primeras 8 necesidades que mencionaste. Sólo el fruto maduro cae a la tierra, listo para replicar su propio hábitat. Sólo el hombre desarrollado puede ser libre.
-El modelo a escala humana busca un hombre libre, autónomo- le dije – esa es la razón y obra del desarrollo humano.
-El fruto que cae del árbol es autónomo, tiene los nutrientes necesarios para vivir el tiempo que demore en echar raíz.
-El hombre como semilla, autónomo y dispuesto a germinar una nueva familia. Genial, trascendente- le dije.

Me quede pensando.

 

 

Mis queridos vegetales

un testimonio_vegetativo, de Bernardo Soares, por Fernando Pessosa

Me irrita la felicidad de todos estos hombres que no saben que son infelices. Sus vidas humanas están llenas de todo lo que no sería sino angustia para una sensibilidad verdadera. Pero, como la vida real que llevan es vegetativa, lo que sufren pasa por ellos sin tocarles el alma, y viven una vida que se puede comparar solamente a la de un hombre con dolor de dientes que hubiese recibido una fortuna -la fortuna auténtica de vivir sin darse cuenta, el don mas alto que los dioses conceden, porque es el don de permitir a un hombre ser semejante a ellos, superior como ellos (aunque de otro modo) tanto a la alegría como al dolor.

Por eso, pese a todo, a todos lo amo. ¡ Mis queridos vegetales!.